Menú

Buscar



Texto de la rueda de prensa del Ministro del Interior sobre la muerte del secretario general de la Liga Socialista en la DISIP (El Nacional, 27 de julio 1976)

  • El Nacional reseña las declaraciones evasivas del ministro de Relaciones Interiores, Octavio Lepage, acerca del asesinato de Jorge Rodríguez en la DISIP, quien vincula el hecho a la trama del secuestro de William Niehous
  • El diario publicó una serie de fotos de los perseguidos políticos relacionados con Jorge Rodríguez, entre los cuales se destaca el joven profesor Carlos Lanz
  • Jorge Antonio Rodríguez, natural de Carora estado Lara, comenzó su vida política como dirigente estudiantil en Acción Democrática, de la que se separó en 1960 para incorporarse al MIR. Egresó como maestro rural de la Escuela Técnica de Agricultura Gervasio Rubio en el estado Táchira. Se trasladó a Caracas para estudiar Economía en la UCV. Ahí fue fundador y Secretario General de la Liga Socialista
  • Fue detenido el día 23 de julio de 1976, acusado de ser parte en el secuestro del agente de la CIA, Williams Niehaus, también vicepresidente de la Owens Illinois
  • Dos días después de su detención apareció muerto en una celda de la DISIP. Según la autopsia su fallecimiento ocurrió a causa de hemorragias internas, ruptura del hígado y fuertes contusiones toráxicos abdominales. 
  • Esto reveló que fue sometido a severas torturas y golpizas por parte de agentes de la DISIP. Los autores materiales fueron: Guillermo Zambrano, Itamar Ramírez, Braulio Gudiño y Omar Riobueno Tremaria. 
  • La responsabilidad intelectual recayó sobre el entonces ministro Octavio Lepage y el Presidente de la República Carlos Andrés Pérez
  • José Vicente Rangel, defensor de Derechos Humanos, activó todas las averiguaciones, denuncias y críticas para que el caso no quedara impune. 
  • En relación a los 40 años de impunidad que predominaron entre 1958–1998, Rangel pronunció esta síntesis de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura bipartidista adeco-copeyana: “No hay diferencia entre el asesinato de un prisionero político en dictadura o en democracia, entre la desaparición de un ciudadano en dictadura o en democracia, pero pienso que hay una notable diferencia: es peor, más despreciable, más abyecto, más inmoral y más ilegal, la violación de los Derechos Humanos en el marco de una democracia que, en el de una dictadura.”

REDACCIÓN MAZO