Menú

Buscar



Teniente Álvarez Bracamonte: "El Estado Bolivariano triunfará" (2001, 14 de julio de 1992)

  • -El Estado Bolivariano triunfará– fue lo único que alcanzó a decir a los periodistas el teniente Jesús Álvarez Bracamonte, cuando era introducido a empujones por policías militares dentro de la buseta  que lo trasladaría de nuevo, junto a tres civiles, al Cuartel San Carlos, luego de que les fuera impuesto el auto de detención en el Juzgado Segundo Militar a cargo del coronel Ramón Moreno Natera.
  • Se le apodaba “Saltamontes”, emblema del guerrero clandestino. Era el símbolo de la resistencia invicta de los soldados revolucionarios del 4F. 
  • Al teniente Álvarez Bracamonte se le dictó auto de detención por deserción agravada y rebelión como adherente, y a los tres civiles, por la presunta comisión del delito de encubrimiento de la rebelión militar en grado de adherentes. 
  • Raúl Álvarez Bracamonte, hace 30 años, sustrajo un arsenal de Fuerte Tiuna, con 1 pistola y 2 civiles como ayudantes.
  • “Me despedí de la familia y salí a Caracas con la convicción de que mi vida, hogar, bienestar y carrera profesional no eran nada en comparación con ser esclavos y sirvientes de una casta política y económica en la que la represión era una política de Estado y en función de eso preparaba a la tropa para agredir al pueblo por exigir causas justas”. Esto comentó Álvarez Bracamonte al Correo del Orinoco, al recordar lo que pensaba horas previas de la hazaña que le costó prisión, tortura y miseria, pues cuatro meses después fue capturado junto a sus compañeros. 

En una entrevista declaró: 

  • “En mi caso particular, al graduarme, fui enviado a un puesto militar donde mi función se limitaba (como un capataz) a trasladar y resguardar a unos soldados, ponerles un casco, las botas de caucho, la braga y llevarlos a la finca de un oficial desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Luego soy nombrado encargado de una unidad militar en Caracas, donde me consigo con una situación similar, solo que ahora me tocaba recibir a los contingentes de alistados y clasificarlos por especialidad u oficio”, relató. 
  • “Se los llevaban a trabajar y solo regresaban cuando habían cumplido con el tiempo del servicio militar obligatorio. ¿Dónde habían estado todo ese tiempo?… Construyendo una casa para un general. Eso generó un choque entre mi formación y la realidad política del país”, relató el hoy alcalde del municipio Carlos Árvelo de Carabobo.

REDACCIÓN MAZO