Menú

Buscar


Martin Luther King: Mártir de un pueblo que sigue combatiendo al supremacismo imperial

Fue un disparo en la cabeza hecho por un francotirador, la acción que segó la vida de este luchador por la igualdad
Internet

04/04/2019 08:00 AM

Tras liderar la marcha más grande que se haya conocido en la historia de los Estados Unidos, donde un millón de personas unieron sus voces para solicitar al unísono el fin de la política segregacionista que imponía contra los afrodescendientes la élite supremacista gobernante, el 4 de abril de 1968, es asesinado el reverendo y luchador por la igualdad, Martin Luther King

Este hecho ocurrió en un hotel de la ciudad de Menphis, en el estado de Thennessee, donde el reverendo King se encontraba para apoyar la marcha de un grupo de trabajadores negros del servicio de recolección de basura que estaban en huelga desde el 12 de marzo exigiendo un mejor salario y trato. 

Fue un disparo en la cabeza hecho por un francotirador, la acción que segó la vida de este luchador por la igualdad, que se encontraba asomado en el balcón del hotel donde se hospedaba saludando a unos compañeros que arribaban para reunirse y planificar las acciones de ese día. 

Hoy a 51 años de este vil asesinato, el pueblo afroestadounidense y el mundo levantan las banderas de este este líder para decir "basta" a esa élite supremacista que liderada por Donald Trump, promueve el asesinato de personas por el solo hecho de no ser blancos y o por ser descendientes de latinos.

Bien, no sé lo que ocurrirá. Tenemos unos días difíciles por delante. Pero ahora no me preocupa a mí. Porque yo he ido a la cima de la montaña. Y no me importa. Como cualquiera, me gustaría vivir una vida larga. La longevidad tiene su lugar. Pero no me preocupa eso ahora. Solo quiero realizar la voluntad de Dios. Y Él me ha permitido llegar a la cima de la montaña. Y he mirado desde allí. Y   la tierra prometida. Puede que no llegue allí con ustedes. Pero quiero que esta noche sepan, que nosotros, como pueblo, llegaremos a la tierra prometida. Estoy feliz esta noche. Nada me preocupa. No le temo a ningún hombre. ¡Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor!  

Martin Luther King, Menphis, 3 de abril de 1968