Menú

Buscar


Malaverismos: Un yanqui en la corte de Ramos Allup

Edgard Zambrano anda con Ramos Allup bajó el brazo como su candidato para el 2024
INTERNET

05/06/2022 06:00 AM

Preocupado por la cantidad de candiditos que están apareciendo en la oposición, Edgard Zambrano, que anda con Ramos Allup bajó el brazo como su candidato para el 2024, contrató los servicios de un asesor gringo y se lo llevó a la quinta La Pipa de Guatire.

Edgard Zambrano llegó a las puertas de la quinta La Pipa de Guatire, y le dijo a su acompañante que esperara un momento. Marcó la clave en el aparato de seguridad que está en la puerta: 2024, y la puerta se fue abriendo lentamente. El gringo que lo acompañaba se maravilló ante tanta proeza. Desde el fondo se escucharon los ladridos del perro Chicharrón, pero Zambrano, con una seña, la V de la victoria, lo hizo callar.

Ramos Allup estaba sentado en su escritorio frente a la computadora que le  trajo de Miami su cuñado Federico, y ya antes le había pasado un trapito a la armadura falsa que le vendieron en Toledo, España, y ahora veía si escribía un twitter “para incendiar la pradera de la oposición”. Así estaba pensando cuando entraron Zambrano y el gringo.

- Mi presidente, aquí le traigo al hombre.

- Caramba, y quién  te dijo a ti que yo estaba buscando hombre.

- Al asesor que me pidió. Publicista. Viene de Miami. Habla perfecto el español, así que no vas a tener problemas.

El gringo aprovechó que Edgard Zambrano hizo silencio para respirar, y dijo:

- Me llamo Pheter González Brauning. Y estoy a sus órdenes.

- Te lo dije, presidente, con este hombre picamos adelante y ganamos las elecciones primarias en el 2024.

Ramos Allup vio por el rabo del ojo que el perro Chicharrón se iba a acercar, pero su esposa salió a tiempo de la cocina y lo agarró y lo metío adentro.

- Vamos al grano –dijo Ramos Allup.

- Desde ya usted tiene que comenzar a declarar semanalmente,-dijo el gringo-  como lo hacía su compañero Gonzalo Barrios. Todos los lunes sale a la puerta y da unas declaraciones. Y eso sí, buscamos unos periodistas, eso sobra, para que divulguen sus declaraciones por todos los medios y comenzamos a posesionarlo como el el hombre que se preocupa por el país.

- Eso me parece bien. Y además, a mí se me entiende mucho mejor que al compañero Gonzalo Barrios, que no lo entendía nadie.

- Mire lo que dice este señor: “Lo vuelvo a decir aunque sé que caerá en un saco roto. De continuar las cosas como van, el triunfo del PSUV con Maduro será seguro en 2024. ¡Prepárense!

- ¿Quién dice eso?

- El señor Luis Fuenmayor.

- No te preocupes. A ese no lo conoce nadie. Ni como rector de la UCV lo recuerdan.

- Pero es una opinión que usted debe tomar en cuenta a la hora de declarar. Lo puede refutar, con ingenio, con gracia.

Zambrano veía con admiración todas las indicaciones que el asesor Pether González Brauning le estaba dando a Ramos Allup y sin querer, se le salió una frase.

-Desde ya lo veo presidente en el 2024, mi presidente.

Y el asesor intervino de nuevo.

- Esas primarias de la oposición hay que hacerlas con el CNE que va también a hacer las presidenciales: no se ponga con cómica.

- Es cierto –dijo Ramos Allup.

- Y en cuanto a los opositores que están en el exilio dorado y quieren ser candidatos, eso para usted es una mina, porque los puede atacar diciendo que usted está aquí, luchando a brazo partido por el pueblo y ellos están allá, dándose la gran vida.

- Muy bien.

Ramos Allup hizo una seña para parar las recomendaciones y le preguntó a Edgard Zambrano.

-¿Dónde has llevado a este hombre?

- Lo llevé a conocer dos monumentos turísticos nacionales, a las compañeras Clara y María Luisa, esas mujeres que nos van a compañera en la campaña.

- Estás muy cómico, Zambranito.

- Búsquese un equipo de prensa - dijo el gringo- que le prepare un dossier todas las semanas, y todos los lunes, a las once de la mañana, desde la puerta de su casa, da unas declaraciones a favor del pueblo, y a ganar.

- Aprobado-. Dijo Ramos Allup.

Y Edgard Zambrano abrazó a Pether González Brauning y le dijo: “Los adecos al poder”.

ROBERTO MALAVER