Menú

Buscar


Malaverismos: Todos contra Capriles

Henrique Capriles fue acribillado por sus declaraciones
Foto: Internet

20/03/2022 06:00 AM

Las declaraciones de Capriles pidiendo a Estados Unidos que suspenda las sanciones y que sería bueno para Venezuela y los venezolanos que Estados Unidos nos compre petróleo, pusieron a los miembros caídos de la oposición a botar espuma por la boca.

Nunca imaginó Capriles que lo iban a acribillar de esa manera. El primero en castigarlo por twitter fue el interino Juan Guaidó, quien escribió: “¿Hasta cuándo con ese señor?”.

-Yo estoy de acuerdo con Capriles.

Afirmó Henry Ramos Allup mientras le pasaba un trapito a la falsa armadura que le vendieron como verdadera en Toledo, España

-No lo digas en voz alta que te queman vivo.

Le contestó Edgard Zambrano, quien desde que nombró candidato a Ramos Allup para las primarias de la oposición, parece que se quedó a vivir allí, en la quinta La pipa de Guatire.

- Es hora de que reconozcamos nuestros errores.

- Lo que pasa es que son muchos. Y si empezamos a reconocerlos no nos va a alcanzar el año.- Le contestó Zambrano.

-Yo tengo varios errores por los que me han jodido bastante. Dígame ese de las pruebas del fraude.

- Es cierto, Presidente, usted tiene más errores que canas.

La  señora Críspula Salazar, quien volvió porque Ramos Allup fue hasta su casa para pedirle que por favor regresara, que extrañaba muchos sus tequeños, y la señora Críspula aprovechó y le pidió aumento y varios bonos mensuales, se acercó con una bandeja de tequeños y la puso en la mesita cerca de Zambrano.

- No pongas la bandeja tan cerca de Zambrano, Críspula, que me va a dejar sin comer tequeños.

- No se preocupe, Presidente que yo le dejo algunos por aquí.

Los dos hombres habían quedado de reunirse para hablar de la campaña electoral para el 2024, y tenían rato discutiendo acerca de las declaraciones de Capriles.

- Yo creo que Capriles se va a lanzar como candidato otra vez  para el 2024.

- Pero usted lo puede vencer fácilmente, Presidente.

- No te creas, esa gente tiene sus admiradores, Zambranito.

- Yo me metí en twitter y le dijeron de todo por esas declaraciones. Gente que decía que se arrepentía de haber votado por él y que más nunca lo volvería a hacer.

- Esa gente de twitter son unos odiadores profesionales.

- Pero hasta Guaidó le cayó encima, Presidente.

- Ese no cuenta. Ese no se va a olvidar nunca del ridículo internacional que está haciendo. Claro, que con todo lo que se ha robado puede irse con el Rey Juan Carlos a pasarla bien por los países árabes.

En ese momento le sonó el celular a Ramos Allup y lo atendió.

- Que tal William Dávila, hermano, cómo estas. ¿Molesto con Capriles?. ¿Que está  hablando a favor de la dictadura? Bueno, usted sabe que él candidato para el 2024 soy yo. Cuento contigo.

- Así se habla mi presidente.

Ramos Allup sonrió y le dijo a Zambrano:

- Este Sigatoka Negra se las sabe todas. Llama para saber qué opino yo de lo que dijo Capriles, para ver si me agarra fuera de base. Todos están contra Capriles, y te confieso que la mayoría de la gente está a favor de Capriles, porque lo que quiere la gente es que el país esté bien.

- Es verdad, Presidente, eso se piensa pero no se dice.

- Yo tengo que salir a la calle, Zambranito, porque la gente me está olvidando.

- Cuando quiera dar entrevistas, Presidente, yo le consigo todas las que quiera.

-Yo te aviso. 

Y Zambrano le mostró los afiches y el material POP que los creativos de AD habían creado para la campaña de Ramos Allup. Había un afiche que decía: Con Ramos Allup, leales siempre. Y Ramos Allup dijo:

- Qué vaina es esa Zambranito, no te das cuenta de que eso es de los chavistas.

- Si mi Presidente, pero no importa eso es para joder a Bernabé, que nos traicionó.

- Cambia esa vaina. Van a decir que le estamos robando las consignas. Y eso es lo que nos falta, que nos robemos también las consignas.

Y en ese momento se escuchó la voz de Críspula que decía:

- Candidato, por favor, que venga a tomarse la pastilla.

- ¿Cuál pastilla?

- La de la memoria, mi amor, que se te están olvidando muchas cosas.-le contestó la esposa desde la cocina.

-Ah, es verdad, hasta luego, Zambranito. Nos vemos.

ROBERTO MALAVER