Menú

Buscar


Malaverismos: Las firmas sin padre


Foto: Internet

30/01/2022 08:18 AM

Visto el resultado del referendo revocatorio que se cumplió el 26 de enero del 2022, los miembros caídos de la oposición no reconocen la paternidad de esas 42 mil firmas.

Jorge Rodríguez estaba hablando en una rueda de prensa: «El pueblo rechazó contundentemente la convocatoria al revocatorio promovido por las oposiciones. Apenas recogieron 42 mil firmas, lo que equivale a 35 firmas recogidas por máquinas de las 1.200 desplegadas en el país. Eso corresponde a menos de 3 firmas por máquina por hora», 

- Qué pena con ese señor, mi mitorcito.

- Apaga esa vaina, mi amor.

Ramos Allup estaba viendo la rueda de prensa que el Presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, estaba dando ante los corresponsales nacionales y extranjeros.

- Si me llama James Story, dile que no estoy

- Mi motorcito, pero ese es el jefe, es decir, el embajador de Estados Unidos en Venezuela, perdón, en Colombia.

- No importa. Hay que saberle decir que no a los jefes también. Esa vaina nos la echó Nicmer Evans, que se puso a proponer revocatorio para ver si tomaba una parte de la oposición, y lo que le quedó fue la pena y la vergüenza y más nada.

Al momento hizo un llamado a todos los miembros caídos del 4G para comunicarse por zoom, y en menos que vota un chavista, allí estaban todos los miembros caídos.

Juio Borges fue el primero en tomar la palabra.

-¿Y ahora quién responde ante esa vergüenza?

Y Antonio Ledezma fue el primero en responderle.

- Es importante decir que nosotros no solemos responder nunca, sobre todo si hacemos las cosas malas.

- Todo el mundo recomendó que no era viable el referendo y solo a Nicmer Evans se le ocurrió solicitarlo. Y el CNE no lo pensó dos veces y nos agarró mansitos-  dijo Edgard Zambrano.

- Por ahí vi a un loco de un nuevo partido, Derecha Democrática, creo, diciendo que los culpables son el CNE, Diosdado Cabello, y la cúpula de la oposición, es decir, ustedes, así dijo el loco ese.- comentó Ismael García.

- Ese es uno que quiere pescar en río revuelto para darse a conocer – dijo Carlos Vecchio.

-Yo quiero dejar constancia de que no firmé, tampoco.- dijo Manuel Rosales

Viendo que nadie iba a lo concreto, sino que lo único que hacían eran citar cosas que ya habían pasado, Ramos Allup tomó la palabra.

-Señores, se trata de una sola cosa, ¿Quién asume la paternidad de esas firmas?. ¿Son nuestras o de quién son? El loco ese, del que habla Ismael, salió asumiendo que esas firmas eran de él y que no hubo más por culpa de nosotros. ¿Qué hacemos?

Todos permanecieron mudos por un isntante hasta que Julio Boirges dijo:

-Si quieren, yo que estoy aquí en Bogotá, puedo llamar al compañero James Story y preguntarle. El siempre nos dice lo que debemos hacer.

- ¿El pueblo qué dirá de nosotros?.- preguntó Leopoldo López.

- De ti sabemos hace tiempo lo que dice el pueblo, Leopoldo. –le contestó Antonio Ledezma.

Todos sonrieron menos el poeta López. Ramos Allup, dejó de sonrier y  volvio a decir:

- Ni siquiera podemos decir que hubo fraude, porque da como vergüenza. Ya a mí me pasó una vez, que me puse con esa pendejada de cantar fraude, y todavía los chavistas me lo están cobrando.

- Pero algo tenemos que decir. - comentó Edgard Zambrano.

- A mí lo que más me molestó fue la risita del Jorge Rodríguez en la rueda de prensa, nos dio hasta con el tobo de la basura. -.dijo Ramos Allup.

Hubo un silencio que aprovechó Ramos Allup para pasarle un trapito a la armadura falsa que le vendieron en Toledo, España. Y Julio Borges tomó la palabra.

-El que debe decir algo es Nicmer Evans, que recoja su  gallo muerto. El es el padre de esas firmas. Nosotros no decimos nada, y él que siga metiéndose en el fango cada vez que declara.

Ramos Allup, viendo que la propuesta había gustado porque las caras de todos los demás miembros así lo daban a conocer, entonces dijo:

-Si todos estamos de acuerdo con esa propuesta, votemos.

Los miembros caídos levantaron las manos en la pantalla y Ramos Allup dijo:

-Aprobado.

Y apagó la computadora que le trajo su cuñado de Miami, y viendo el retrato de Rómulo Betancourt de tamaño natural que  está en la sala, le dijo:

-Ese will come back está muy lejos, compañero Rómulo.

ROBERTO MALAVER