Menú

Buscar


Estados Unidos, las armas y la cultura de la muerte

En 2022 van 250 tiroteos en escuelas y centros comerciales
eluniverso.com

26/08/2022 04:02 PM

Tal parece que los tiroteos en EEUU van a continuar aunque haya una masacre diaria,  por que hay mucho dinero detrás de eso, es un negocio.

El uso de armas es parte de la cultura estadounidense y de su política de Estado. Los republicanos, quienes son defensores de ésta, descartan la posibilidad de una reforma legal que limite y regule esta costumbre. Sostienen que el porte de armas de fuego en público es un derecho fundamental de sus ciudadanos y, por más absurdo que parezca, el Tribunal Supremo de Justicia de Estados Unidos (TSJ) determinó, en junio de este año, que así seguirá, lo que avaló que los estados permitan el uso de armamento en sitios públicos; así lo informaron medios de comunicación como BBC, France 24, El País de España y la Agencia de Noticias EFE.

Ante esta decisión comenzaron las reacciones sobre el tema. "Terrible, absolutamente terrible", declaró la gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul y calificó de "día negro" el del fallo del TSJ. Por otro lado, en representación de la mayoría que respaldó la decisión en la Corte Suprema, el juez republicano Clarence Thomas, entrevistado por el periodista Lioman Lima de BBC News Mundoargumentó que "la Constitución protege el derecho de un individuo a portar un arma de fuego para su defensa propia fuera del hogar, exigir a los ciudadanos que demuestren una causa justificada para ejercer su derecho en Nueva York viola la Segunda Enmienda de la Carta Magna".

¿Por qué defienden el uso de armas?

En Estados Unidos los republicanos se conocen como una corriente política defensora del libre mercado y enemiga de la intervención del Estado. Por eso, se consideran los más celosos defensores del “dejar hacer” y defienden la libertad del uso de armas para todos sin restricciones de ningún tipo.

Además, no es casualidad que la Asociación Nacional del Rifle (NRA), la cual se presenta en su documento de creación como "una organización educativa con la misión de promover la posesión responsable y segura de armas y defender el derecho constitucional plasmado en la Segunda Enmienda", sea un organismo altamente politizado que pasó décadas radicalizando al partido Republicano y engavetando cualquier propuesta de ley sobre el uso moderado de éstas.

En una nota realizada por los periodistas Arwa Mahdawi y Harold Meyerson, llamada "Dossier: El partido republicano y la posesión de armas en EEUU", publicada en el portal del Diario Sin Permiso, explican que "en 1989, tras una matanza en una escuela primaria de Stockton, en el estado de California, que cobró la vida de cinco niños de entre seis y nueve años, se presentó en el Congreso el primer proyecto de ley para prohibir las armas de asalto. Allí permaneció durante cinco años, hasta que en 1994, a modo de enmienda presentada por la senadora californiana Dianne Feinstein al proyecto de ley general contra la delincuencia, la Cámara de Representantes y el Senado votaron ambos a favor de aprobarla".

De acuerdo a investigaciones realizadas por el periodista Meyerson, columnista de The Washington Post, la NRA financia a una larga lista de políticos republicanos, entre ellos a Ted Cruz, quien es responsable de idear el tema del exceso de puertas. En 2013, tras la tragedia de Sandy Hook (tiroteo escolar en el que asesinaron 26 niños y 2 adultos en diciembre del 2012), la NRA reunió a un grupo de trabajo para elaborar una propuesta de seguridad escolar que no implicara un control significativo de las armas. Este columnista explicó que “el resultado fue un informe de 225 páginas que incluía recomendaciones como: armar a los profesores, construir muros más grandes, deshacerse de los árboles para evitar que se escondan allí los tiradores, diseñar ventanas, marcos y sistemas para minimizar los efectos de las explosiones, los disparos y la entrada a la fuerza. Estas fueron recomendaciones dirigidas a escuelas, no a prisiones de máxima seguridad, sino a escuelas y además deben tener un único punto de entrada controlado y cristales a prueba de balas”.

Esta ausencia de decisiones en materia legal, desencadenó una cantidad de armas de alto poder en manos de la ciudadanía, como el tipo de éstas que un atacante de 18 años compró legalmente y usó para matar a 19 niños y dos maestras en su salón de clases el 24 de mayo en la ciudad de Uvalde, Texas. El asalto fue impactante por su barbarie, pero no sorprendente, ya que fue solo otro tiroteo masivo en el ciclo interminable de violencia armada en Estados Unidos.

La disputa

El profesor Héctor Zamitiz Gamboa, Doctor en Ciencias Políticas y Sociales, profesor adscrito al Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM en México, plantea que en la filosofía política se denomina conservadurismo al “conjunto de doctrinas que favorecen el uso del poder del Estado para conservar y en algunos casos restaurar tradiciones que pueden ser de tipo religiosas, culturales o políticas”.

El partido republicano se asocia comúnmente con el conservadurismo, tal y como lo describen sus estatutos; son conocidos por sus creencias religiosas, apegadas a la tradición, la Biblia y la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, sus miembros poseen un pensamiento muy tradicionalista en consonancia con sus ideales (70% de ellos son mormones).

La NRA tiene un poder importante sobre los decisores políticos que permiten que se mantenga intacta la Segunda Enmienda. El líder de esta organización, Wayne LaPierre, provocó indignación después de un tiroteo en una escuela en Newtown, Connecticut en 2012, en una conferencia de prensa profundamente política, argumentó que “más armas para proteger las escuelas deberían ser la respuesta a los tiroteos masivos, en lugar de restricciones a las armas de asalto que mataron a varios niños en cuestión de minutos”.

La influencia de la NRA ha sido extraordinaria durante años, sus brazos políticos afiliados invierten millones de dólares en campañas republicanas y apuntan a candidatos que abogan por fortalecer las leyes que promuevan el uso de armas; así vimos al senador de Texas, Ted Cruz, quien en un debate televisado en 2018 contra el representante demócrata Beto O'Rourke, acusó a los demócratas de politizar los asesinatos en su estado natal cuando los criticó por pedir más medidas de seguridad de armas.

Los miembros de la NRA también cuentan con el respaldo de varios políticos influyentes en Estados Unidos, como el gobernador de Texas, Greg Abbott, quien ha hecho de la flexibilización de las leyes sobre armas una piedra angular de su campaña de reelección, en un estado que ha visto una oleada de tiroteos masivos recientes. También incluyen en sus filas a la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, quien se muestra como una posible candidata presidencial republicana para el 2024. tal y como lo informó en el blog Expansión, el periodista  Javier Bernard en marzo de 2021.

Además, de acuerdo a informes revisados de la NRA, se pudo conocer que políticos como John Chafee, de Rhode Island; Mark Hatfield y Bob Packwood, de Oregón; y Jim Jeffords, de Vermont, cuentan con el apoyo financiero de esta asociación. Se incluyen representantes como Hank Brown, de Colorado, Nancy Landon Kassebaum, de Kansas, y los dos senadores de Indiana, Dan Coats y Richard Lugar, quienes son miembros de la corriente principal republicana.

REDACCIÓN MAZO / AMALYREN BASABE