Menú

Buscar


El ser humano por encima de todo: Cómo se pasó de gasto a inversión social en Revolución

El carnet de la patria ha constituido un intrumento para canalizar la inverrsión social
Internet

19/12/2019 05:13 PM

La noticia, recientemente anunciada por el Ejecutivo y presentada ante el poder plenipotenciario de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), en la que el presupuesto anual del país para el 2020 prevé destinar el 76% a la inversión social no debe sorprendernos.

Este dato, sin duda importante, ratifica la senda socialista que sigue el Gobierno Revolucionario, que a pesar de los ataques y bloqueos económicos no abandona el llamado “legado del Comandante Chávez”.

Y es que este ítem en los presupuestos, que año tras año eran calculados por los gobiernos de turno, sufrió un cambio radical desde la asunción al poder en 1999 de Hugo Chávez Frías.

Este cambio se notó desde su denominación: Dejó de llamarse “gasto” y comenzó a calificarse como “inversión”; hasta, en consecuencia, el porcentaje del capital que se le destinaba.

En 2010, el Instituto Nacional de Estadística (INE) rezaba en sus balances que durante sus primeros once años de gestión la Revolución había destinado gran parte del ingreso petrolero en el bienestar del pueblo venezolano, al destinar 330.000 millones de dólares a la inversión social, cifra que representaba aproximadamente 60% del total de las entradas al fisco en 10 años.

Esto cobraba más valor al ver que en 1998 el, para entonces gasto social, representaba 8% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que 12 años después se ubicaba en 20%, con un crecimiento de 12 puntos porcentuales.

Todo se hace más evidente cuando revisamos los cálculos propios de la cuartorepublicana Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), en los  que se observaba que en el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez (1973-1978) se le destinaba al ítem en cuestión entre 24% y 40% del total de la partida nacional; con Luis Herrera Campins (1978-1983) de 37% a 40%; con Jaime Lusinchi (1983-1988) de 34% a 45%; en el segundo período de Pérez (1988-1993) entre 35% y 50%; con Rafael Caldera (1993-1998) desde 38% al 44% aproximadamente.

A partir del primer mandato de Chávez la inversión social en el presupuesto nacional comenzó a rondar el 60% y superar el 70% con Nicolás Maduro.

Bien lo decía Elías El Juri, quien fuera titular del INE: “Esta inversión es muy importante y demuestra que el Gobierno Bolivariano pone por encima de todo al ser humano, constituye el factor de primer orden de las políticas de Estado”.

DAGOBERTO MAZO

@dmazo23