Menú

Buscar


El Carupanazo: Rebelión cívico-militar contra las políticas entreguistas de Betancourt (+60 años)

Luego de tres días de enfrentamientos y persecuciones, el movimiento fue sofocado, sin embargo, constituyó la simiente de corrientes patrióticas y antiimperialistas, que eclosionarían 30 años después, el 4 de Febrero de 1992
Internet

04/05/2022 08:00 AM


El 4 de mayo de 1962, la ciudad de Carúpano en el estado Sucre, se convirtió en el epicentro antiimperialista de Venezuela con la rebelión cívico-militar que integró a militares progresistas y dirigentes civiles revolucionarios en rechazo a las políticas entreguistas del Gobierno de Rómulo Betancourt, que daba continuidad a 40 años de la doctrina puntofista.

La acción, conocida como el Carupanazo, se generó en seno de la Fuerza Armada Nacional y estuvo dirigido por el Capitán de Corbeta Jesús Teodoro Molina Villegas, el Mayor Pedro Vegas Castejón y el Teniente Héctor Fleming Mendoza, en compañía de unos 350 militares, quienes se alzaron junto a civiles rebeldes contra el Gobierno nacional ocupando las calles y edificios de la ciudad, además del aeropuerto. 

Asimismo, el grupo revolucionario tomó la emisora Radio Carúpano, desde donde lanzaron el manifiesto que daría inicio a la insurrección a nombre del Movimiento de Recuperación Democrática, en el que también estaban involucrados dirigentes del Partido Comunista de Venezuela (PCV), como Eloy Torres, Douglas Bravo y Germán Lairet, y por el Movimiento de Izquierda RevolucionariaSimón Sáez Mérida entre otros.

Para ese entonces, dos bandos se disputaban el poder en el país, el bloque encabezado por Betancourt con la alianza AD-Copei y apoyo de Fedecámaras y el alto clero, y la izquierda insurgente que proclamaba la liberación nacional y las reivindicaciones a favor del pueblo.

El mismo 4 de mayo, en alocución por radio y televisión, Betancourt expuso sus alegatos para repeler la acción, tachándola de “movimiento cubanizado”, al tiempo que atribuyó los hechos a “unos dos o tres (oficiales) influenciados por las doctrinas totalitarias de la extrema izquierda”, lo que le granjearía el favor de los grupos económicos, el alto clero y el Departamento de Estado de los EEUU

Finalmente, luego de tres días de enfrentamientos y persecuciones, el movimiento fue sofocado, sin embargo, constituyó la simiente de corrientes patrióticas y antiimperialistas, que eclosionarían 30 años después, el 4 de Febrero de 1992.

El 5 de mayo las tropas gubernamentales tomaron el control de Carúpano y sus alrededores. Fueron detenidas más de 400 personas involucradas en la asonada, entre militares y civiles, reseña el portal web de Telesur.

REDACCIÓN MAZO